ELEVACIÓN DE AGUAS DEL EBRO

Las poblaciones incluidas dentro de la Cuenca Minera Turolense han basado principalmente su actividad económica en la minería del carbón, sector que ha reducido su actividad en las últimas décadas. Es por ello que tanto el Gobierno de España como la Comunidad Económica Europea han promovido el desarrollo de actividades económicas alternativas, para lo que es necesario garantizar el suministro de agua, lo que supone un reto importante en una zona, localizada en la margen derecha del río Ebro, de baja pluviometría y en la que el recurso agua es escaso.
Con este marco se emprende el proyecto de Elevación de aguas del Ebro, dividido en dos fases, en la primera, EID participó como responsable de contrato, asistiendo a la propiedad durante la ejecución de las obras y en la segunda redactó el proyecto de ejecución.
Durante la primera fase se supervisó la construcción de los dos primeros tramos de la impulsión y los edificios de toma en el Río Ebro, así como los de bombeo de Samper de Calanda y Valdearcos.
Durante la segunda fase se proyectaron las conducciones de impulsión y distribución, así como los diferentes elementos de bombeo y regulación para dotar de suministro de agua a los municipios pertenecientes a la Mancomunidad de elevación de aguas del Ebro.
Se proyectaron, 3 balsas con un un total de 220.000 m3 de capacidad, 58 km de tuberías y estaciones de bombeo cuya potencia total supera los 1600 KW.

Instituto Aragonés del Agua y Mancomunidad

Asistencia técnica.

Bajo Aragón 2014-2016